Caminando por Tierras de Aragón y Navarra

 

     

 

           En la Alta Edad Media, el renacer espiritual es evidente en toda Europa, la construcción de catedrales, adoración de santos, conservación de reliquias y la peregrinación a lugares santos o mágicos, colabora a que el caminar hasta Santiago de Compostela, lugar sin duda también mágico, tome una importante relevancia. Hasta tal punto, que desvía no solo las peregrinaciones que realizaban los Palmeros a Jerusalén y Tierra Santa; también, las que conducian a los hijos del Islam hacia La Meca.

Esto último motiva al rey Almanzor, que utilizando la Vía de la Plata, y desviándose luego por Portugal, llegue con sus ejercitos hasta Compostela penetrando a caballo en el templo.

Si bien, respetó las reliquias del Santo, sorprendido al parecer, por encontrarse a un único monje orando ante ellas. Regresó a Córdoba con las campanas de la entonces iglesia, transportadas hasta allí a espaldas de cristianos para ser utilizadas como aceiteras.

  Más tarde, siglos después serán retornadas a Santiago por los Reyes católicos tras la conquista de Granada y esta vez a espaldas sarracenas.

Desde su origen, reyes y papas han apoyado la consolidación de esta importante Ruta de peregrinación,  El rey Carlos I de España la definió como "la calle Mayor de Europa" frase rememorada recientemente por el príncipe Felipe. Con motivo del inicio del año Xacobeo 2004

 

--oOªOo--

 

 

¡ E Ultreia !

 

 

  En  Navarra se unían varios Caminos, tres de ellos que provenían de Francia, más el camino aragonés. Poco más de ochocientos kilómetros nos separan de Santiago de Compostela.

Según cuenta la historia, hasta el siglo XI  esta fue la ruta más importante para atravesar los Pirineos, utilizando la antigua calzada romana Bearne Cesaraugusta  que cruzan sus restos, el puerto del Palo de 1.970 metros de altitud, pasando por el monasterio de Siresa y que nos conduce hasta el Canal de Berdún atravesando el valle de Hecho

Existía otra ruta primitiva, que era usada para cruzar los Pirineos por los peregrinos que utilizaban la Via Tolosana, penetrando por la Gave D´Ossau hasta Biescas y posteriormente  dirigirse a Jaca

A partir del año 1.035, en que el rey Ramiro I concede a Jaca la capitalidad del Reino de Aragón, comienza el declive del paso por el puerto del Palo.

La mejor accesibilidad por su menor altura, del paso por Somport, decide a los reyes Alfonso VI de Castilla y Sancho Ramírez de Aragón a fijar, entre los años 1.077 y 1.090 el acondicionamiento de este paso y así reforzar el crecimiento del Camino a Santiago de Compostela

 

JACA

Penetramos en el Reino de Aragón por los Altos de Somport (1.640 mts), el Summo Porto, y desde el Monasterio Hospital y Hospedería de Santa Cristina, que reforzaba este paso. Y que hoy no son más que ruinas, que dificultan imaginar su anterior grandeza

 Los peregrinos descienden siguiendo el curso del fiel acompañante río Aragón por la antigua Vía Trajana, calzada romana que unía Burdeos con Zaragoza, y que pasa por la actual estación de tren de Candanchú.

Las montañas que nos rodean, las nieves perpetuas,  los bosques de abetos, pinos y boges, la vigilada atención de buitres y aguilas, introducen al peregrino en una profunda unión con el paisaje y la Naturaleza

 El camino llega hasta el puente de Santa Cristina, cruzándolo y tras  una pequeña subida, veremos la Sierra de Aisa, con el pico nevado del Aspe (2.640 mts) y todo Candanchú. Bajando a la derecha, encontraras el castillo de Candanchú, en el que se cobraban peajes a los peregrinos en el siglo XII y del que Aimeric Picó relata más abajo su extremada exigencia

 

Tras cinco kilometros en compañía del río Aragón, el camino discurre bajo el fuerte Col de Ladrones, de finales del s. XIX, sobre los restos de otro más antiguo

Llegando a Canfránc- Estación y contemplando  su magnifico edifico que todavía mantiene su antiguo esplendor

 A corta distancia, volveremos a encontrar el río compañero, y tras pasar bajo un corto túnel, un puente nos cruza a su margen izquierda. Como a 300 metros a la derecha, surge una torre de fusileros conocida como la torre de Espelunca y que fue mandada construir por Felipe II y también modificada a finales del XIX

Un cómodo camino nos conduce hasta Canfránc, villa fundada en el s. X por comerciantes y que contaba con servicios para peregrinos

  Donde podremos visitar su rústica iglesia románica del siglo XI, que aun se conserva. Y ver los restos de un antiguo castillo

Desde aquí, dejando  el macizo de la Collarada a nuestra izquierda llegaremos a Villanua, declarada Conjunto Historico Artístico.

 

 Tras pasar el Puente de Torrijos, la Ermita de San Cristobal y de nuevo, un puente romano, estaremos viendo la ciudad de Jaca.  A su entrada, un cruceiro de hierro forjado y el celebre Árbol de la Salud, nos recuerdan la existencia antaño de un antiguo hospital de peregrinos

JACA, los pocos restos de su muralla y su modernidad, no evitan que sea una de las primeras ciudades españolas de la que existe documentación escrita. En el año 1.035, Ramiro I instala la capital del Reino de Aragón, siete años despues, se instala el obispado. Y posteriormente el Rey Sancho Ramirez, le otorga los fueros de ciudad, hasta que en 1.096 la capitalidad pasa a Huesca

Su catedral, del románico más antiguo y construida por orden de Ramiro I .  Está considerada como la cuna del románico español. En ella trabajó el que llamaron Maestro de las Serpientes, de tantas como esculpió en sus capiteles. Dispone de tres naves del más genuino románico. Destacando por su belleza, el tímpano de su portada en el que aparecen dos animales fantásticos que escoltan un bellísimo crismón.

En el exterior, columnas, capiteles, ventanales de medio punto y canecillos variopintos ...

También destaca la iglesia de Santiago, restaurada por el Obispo Don Pedro en 1.088 y renovada posteriormente en s. XVIII.  La Torre del Reloj de sillería, el propio Ayuntamiento y la Iglesia de san Salvador y San Gínes, donde las Madres Benedictinas guardan las reliquias de la Infanta Doña Sancha, hija del rey Ramiro I

No olvidemos también, La Ciudadela, fortaleza de forma pentagonal y mandada construir por Felipe II

 

Próximo a Jaca,  más arriba se encuentra el Monasterio de San Juan de la Peña, que construido por monjes cluniacenses en la gruta de una alta montaña, permite observar un extraordinario paisaje. Posee un interesante y bello claustro románico. Aquí según se cuenta, estuvo durante siglos protegido el Santo Grial.

 

 

SANGÜESA

Tras cruzar el río Aragón, y visitar San Salvador de Leire,

Corte que fue y panteón de la remota monarquía navarra. La etapa finaliza en Sangüesa, ciudad pequeña y medieval, con un gran número de iglesias, palacios y casas señoriales. De una riqueza monumental de gran importancia, sobresaliendo entre estos, la Colegiata de Santa María la Real, con su impresionante fachada románica plagada de figuras, entre las que destacan la del propio apóstol Santiago a la derecha de la virgen, La de Judas ahorcado o la del guerrero Sigurd, dando muerte al dragón, o la de una Madre que amamanta a una rana y a una serpiente. Claro símbolo iniciático.

En el templo, que consta de tres naves desiguales de ábsides semicirculares, es venerada la imagen de Nuestra Señora de Rocamador.

En la iglesia de Santiago, encontraremos una imagen del apóstol, graciosamente coloreada, con dos peregrinos arrodillados a sus pies.

Sangüesa, cuna de San Francisco Javier, nace como fruto de las peregrinaciones y gracias a los privilegios otorgados por Sancho Ramírez y más tarde por Alfonso el Batallador, que permitieron el asentamiento de numerosos francos.

Desde aquí, el camino continúa por la Hoz de Lumbier, un desfiladero que nos conduce a un derruido puente medieval, con algunos restos que se conservan todavía.

Más adelante Monreal, con la iglesia románica de San Martín y las ruinas de su castillo.

Tras cruzar el río Elorz, Tiebas, y por la Venta Campana bajamos hacia ...

 

EUNATE

En Eunate, pueblo lleno de leyendas, existe un curioso templo románico de carácter funerario y de planta octogonal, Santa María de Eunate, construido a finales del siglo XII y de tipo claramente templario, imitando en su construcción, la de la Mezquita de El Aqsa cercana al templo de Jerusalén donde nació la Orden, y donde se encuentra la Iglesia greco-ortodoxa del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Este insólito templo restaurado, se encuentra en perfecto estado de conservación. Al parecer en el siglo XIII, existió en el lugar un hospital dependiente de la Orden de San Juan de Jerusalén.

Los resultados obtenidos en unas excavaciones realizadas a mitad del siglo pasado, consideran tal posibilidad, al existir documentos que indicarían su presencia y prestigio en esta Comarca

eunate.jpg (8202 bytes)

 

Esta Orden, Los Sanjuanistas, vendría a sustituir en un primer momento, a los restos de la perseguida Orden del Temple, orden de carácter religioso y militar que tenía como misión proteger a los palmeros que se dirigían a Tierra Santa y entre otras cosas, tutelar la información unigénita sobre nuestro Mundo, recibida de anteriores civilizaciones...

 

En dirección a Puente la Reina se encuentra Obanos, pequeña localidad en la que cada verano se celebra El Misterio, con una representación plástica de lo que fue el Camino de Santiago

 

---oooOºOooo---

 

 

 

   - El otro camino penetra en la península Ibérica por

RONCESVALLES

  Esta es la primera población española por donde penetra en la Península Ibérica, la segunda y más importante Ruta del camino Francés.

Los peregrinos llegan procedentes de Ostabat, donde confluyen los tres caminos a Santiago que atraviesan Francia, y que ya desde antiguo contaba con hospitales y alojamientos para los peregrinos.

Como paso importante, era necesario pagar un peaje para atravesar sus tierras, siendo este la principal fuente de ingresos de los señores de la región, que a menudo se excedían en el cobro, como cuenta Aymeríc Picó en su guía:

"Hay malos cobradores de portazgos que deben ser condenados, salen al encuentro de los peregrinos con dos o tres dardos, para cobrar por la fuerza impuestos injustos, y si algún viajero rehúsa atender su petición, le hieren con los dardos y le quitan el censo, afrentándole y hasta los calzones le registran"

 

 

Interior de la Colegiata de Roncesvalles

 

             El conocido como Camino Navarro, comienza en San Jean de Pied de Port, sobre una calzada romana que unía Burdeos con Astorga, y que en su tramo pirenaico, aun sobrevive la leyenda de Roldán:

El sobrino de Carlomagno que lucho y murió, cuando el ejercito francés se batía en retirada por los Pirineos acosado por algunas tropas árabes, y siendo a la vez traicionado por su padrastro Ganelón. Su retaguardia fue atacada cerca de Ibañeta, por diversas partidas de vascos y aragoneses, que movidos posiblemente, solo por el saqueo, diezmaron sus tropas.

Para salir de la emboscada, de nada le sirvió en esta ocasión la ayuda de su espada Durandal, la misma con la que mató al gigante Ferragut, o partió en dos los Pirineos entre Monte Perdido y Ordesa.

Cuenta de él y de su espada otra leyenda, que creó el islote de Benidorm al lanzar una roca cortada por está, pretendiendo aplastar a un Jeque que había secuestrado a su enamorada alicantina

Según la Chanson de Roland, aquí acampó una noche Carlomagno con todo su ejercito para velar los cadáveres de su sobrino y de los Doce Pares, y allí mismo mando construir un monasterio dedicado a San Juan de Jerusalén.

 

Atravesando el valle y tras pasar Arneguy, entramos en Valcarios, donde sigue presente el recuerdo del Emperador relacionado con el Monasterio de San Juan.

A mil metros de altitud, en el alto de Ibañeta, se encuentra el monasterio de San Salvador, donde un monje hacia sonar constantemente una campana en los días de niebla, para orientar a los peregrinos perdidos en la montaña. En la actualidad, una pequeña capilla, recuerda el monasterio.

Desde aquí, el camino desciende suavemente durante dos kms. Hasta Roncesvalles.

En el siglo XII, y para dar cobijo al gran número de peregrinos que se dirigían a Santiago. Alfonso el Batallador y el obispo de Pamplona, crearon un monasterio, con hospedería, capilla y hospital.

Junto al Hospital se edificó en el siglo XIII una colegiata del más puro estilo gótico francés y que consta de tres naves desiguales, guardando en su interior el sepulcro de su fundador Sancho el Fuerte, héroe legendario en la batalla de las Navas de Tolósa.

Tanto en la biblioteca, como en el museo de Roncesvalles, se guardan piezas únicas, como es una auténtica obra maestra en orfebrería y esmaltes de Montpellier, conocida como el ajedrez de Carlomagno.

    La Iglesia de los Peregrinos o de Santiago, es una pequeña capilla, extraordinariamente conservada y próxima a la capilla del Santo Espíritu. Edificación de carácter funerario, denominada también "Silo de Carlomagno",  ya que,  según la leyenda en su cementerio estarían enterrados los doce caballeros "Pares de Francia" junto a los restos del propio Emperador. Leyendas aparte, en él descansan también numerosos peregrinos

 

 

 Curioso Cruceiro. Llamado también mojón de Roldan

 

 

    Al salir de Roncesvalles con dirección a Burguete, se conserva un antiguo cruceiro, uno más, de los innumerables que jalonan el Camino. Que en esta ocasión esta dedicado al épico Roldán, sobrino de Carlomagno, y marca el kilómetro 0 de la Ruta Española en dirección a Burguete

Tras pasar Larrasoaña, por su única calle, cruzaremos el puente románico de la Trinidad de Arre, sobre el río Ulzama. Un poco más adelante, desde la famosa localidad de Villava, cuna del campeón ciclista Miguel Induráin

Abandonando el río Arga por Ultzama, que es atravesado por el puente de la Trinidad de Arre, antiguo hospital y cuya ermita conserva un triple ábside románico

Atravesaremos Atarrabia y Burlada, y bordeando el río Arga y las huertas colindantes, llegaremos al puente de la Magdalena, desde donde se divisa ya Pamplona.

 

Puente de Santa Mágdalena

 

PAMPLONA

Para entrar en Pamplona, lo haremos por su Puente de La Magdalena,

a cuyo costado se encontraba un antiguo hospital, bajo esta misma advocación, donde los peregrinos podían descansar.

Pamplona era fin de etapa y disponía de numerosos hospitales, uno de los más importantes el de San Miguel, contiguo a la catedral y que con cincuenta camas, era de los más importantes del Camino.

A finales del siglo XIV, y sobre los restos de una más antigua románica, se construye el monumento más importante de la ciudad, su catedral. Destaca sobre todo un magnífico claustro, considerado el mejor ejemplo del gótico florido español y uno de los más bellos de Europa. En sus bellos capiteles se representan escenas de la historia sagrada, de una gran originalidad.

La sala capitular, obra del arquitecto francés Barbazan, es en la actualidad panteón de obispos. Cuenta además con un refectorio de peregrinos contiguo a una monumental cocina piramidal para peregrinos. Y con la llamada puerta Preciosa.

Una fachada neoclásica de Ventura Rodríguez, sustituye en el siglo XVIII a otra gótica más esbelta y más en armonía con el resto del edificio.

En el interior, en su crucero, descansan los restos del rey Carlos III el Noble (rey de Navarra de 1387-1425) y de su esposa Leonor (hija de Enrique II de Castilla), en un mausoleo de alabastro, labrado por el escultor Tournai.

Un magnífico ejemplo del gótico de una sola nave, lo encontraremos en la iglesia de San Cernin o San Saturnino, que fue edificada en el siglo XIV. En su portada, existe una bella imagen en piedra del apóstol con atuendo de peregrino.

 

 

PUENTE LA REINA

Es uno de los puntos geográficas más importantes en el Camino de las Estrellas, no en vano, en él los caminos a Santiago, se trasforman en uno solo. Aquí se unen las Vías del Camino Francés, con el Camino que llega de Cataluña y el procedente de Zaragoza, constituyendo un importante nudo de comunicaciones desde donde se incrementa el número de peregrinos, (millón a millón y medio al año en los siglos XII al XIV) formando una autentica riada humana en dirección a Compostela

            Esta gran afluencia de caminantes,  obliga la creación de esta población en plena Edad Media

Posee un precioso puente de estilo gótico sobre los restos de uno romano.

En los últimos años del siglo XI, se habría instalado aquí una colonia francesa. El rey García VI puso el lugar en manos de caballeros templarios para que ayudaran a los peregrinos en todo momento. Labor que siempre desarrollaron.

En el primer cuarto del siglo XIV, el rey de Francia, y el concilio de Avigñon acaban con la orden del Temple, y su puesto es ocupado por la Orden de los Humildes Caballeros de San Juan de Jerusalem. Y a ellos se debe la construcción del hospital de peregrinos mediado el siglo XV

El Camino penetra en Puente la Reina por la Iglesia del Crucifijo, original construcción románica, que unida al convento y hospital por una bóveda de crucería, tiene un crucifijo del siglo XIV de origen renano, el Cristo se encuentra clavado sobre un tronco de árbol con forma de Y, la elevación de los brazos y la inclinación de la cabeza le dotan de una gran majestuosidad.

En esta antigua sede templaria, a partir del siglo XII y con motivo de los privilegios otorgados por Alfonso el Batallador, se facilitó la instalación en su entorno una población de artesanos, ganaderos y hospederos, necesarios para atender a los peregrinos

En la calle principal, se encuentra la Iglesia de Santiago, del siglo XII. En su interior se venera una imagen de Santiago peregrino, conocida popularmente como Beltza, (en euskera "El Negro") por la suciedad y negrura que tenía cuando fue encontrado en el desván de la iglesia.

Tras finalizar la "Rúa de los Romeus" se cruza el puente que da nombre a la población y que es preciso atravesar para cruzar el río Arga. Construido en la primera mitad del siglo XI al parecer por Doña Mayor, esposa de Sancho el Mayor.

Es uno de los puentes más importantes del románico por disponer de seis arcos de medio punto, con dos más pequeños añadidos en los mismos pilares y que dotan de ligereza al conjunto. En su centro se alzaba antiguamente un templete para cobijar la imagen de la Virgen del Puy, que dio origen a una de las más importantes leyendas de estas tierras:

    En el siglo XIX, los puentesinos recibían con festejos la llegada de una pajarillo, el "Chori", que se posaba en la virgen y con el agua del río que traía en su pico, lavaba los rostros de la Virgen y el Niño, secándolo con el aleteo de sus alas. Esto, era considerado como un buen presagio

 

 

Continuando por el vello y fértil valle del río Arga, y tras pasar el alto de Cirauki, se bajaba en la antigüedad, por una calzada romana de la que se conservan algunos restos, hasta el río Salado, que se cruzaba por un viejo puente romano donde situaba nuestro "guía" Picó, en el Códice Calixtino, sus nada favorables comentarios sobre los navarros diciendo, que envenenaban las cabalgaduras de los peregrinos para luego robarles.

Para colmo, el franco se indigna con el sabor del agua del río, a la que califica de venenosa

Camino adelante, atravesamos Lorca con iglesia Románica y hospital. Villatuerta, y bordeando el río Ega, llegaremos a Estella.

 

 

 

ESTELLA

Como su nombre "Estrella" nos indica, es un punto importante en este camino de las Estrellas, muy anterior al cristianizado Camino de Santiago.

La antigua Lizarra, en lengua del país, fue creada alrededor del año 1090 por Sancho Ramírez, (Sancho V) que facilitó el asentamiento de francos.

 

Cuenta Aymeric:

"Ofrecía al peregrino buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado, y estaba llena de felicidad" ...

"Su río Ega, posee un agua dulce, saludable y muy buena"

 

La población se extiende en torno a una pequeña colina coronada con un castillo, o mejor dicho, sus cimientos.

     Situada entre montañas, ofrece una imagen siempre verde por la humedad que le da el río.

Disponía de un Hospital para leprosos bajo la advocación de San Lázaro y de otros mas, bajo otras ordenes religiosas, pero en el 1524, una orden del Emperador Carlos V, unió todos los hospitales existentes en uno solo.

Estella en la actualidad, es un monumento histórico extraordinario, con gran número de edificios, civiles y religiosos, que la dan la consideración de la Toledo del Norte.

Nos revive la pujanza de la ruta jacobea hace nueve siglos.

En ella el peregrino, pude visitar un gran número de capillas e iglesias:

La Iglesia del Santo Sepulcro, (románico-gótico), magnifica portada gótica abocinada de 12 nervios, que data del siglo XIV. Donde se veneran el resto de un hueso de San miguel y el omoplato de San Andrés.

La de San Miguel (gótica), con una interesante fachada románica.

San Pedro de la Rúa. , sobre la plaza de San Martín, con un claustro románico de dos alas, que hizo en la antigüedad, las funciones de cementerio para peregrinos

Las ermitas de Nuestra Señora de Rocamador (imagen de la virgen del siglo XIII) y la del Puy, un santuario levantado a la Virgen del Puy en el lugar de su aparición a unos pastores, lluvia de estrellas incluida, que según cuenta la tradición, se realizo el santuario a escasos metros de donde apareció, debido a que la "imagen era muy pesada".

La actual carretera a Logroño, como en muchas ocasiones a lo largo del camino, ha tapado la antigua calzada romana.

Una parada obligada es el Monasterio Cisterciense, benedictino en la actualidad de Irache, el más antiguo de Navarra, del que ya existe constancia en el siglo X, probablemente de origen visigótico. García de Nájera, hacia el año 1051, fundo en él un importante hospital de peregrinos.

Hizo la veces de universidad en el siglo XVI.

La iglesia actual del monasterio, posee una cabecera románica, con naves ojivales, de principios del XII. Además cuenta con un claustro renacentista.

 

Tras pasar por las inmediaciones de Montejurra, el caminante llega a Villamayor de Monjardin, en su iglesia románica de historiados capiteles, podremos observar un crismón, cuya S, está representada por una serpiente, símbolo iniciático, que en ocasiones simboliza las fuerzas telúricas del planeta, en la mayor parte de culturas de todo el mundo.

 

Seguiremos hacia Torres del Río, importante enclave de los caballeros templarios.

En el año 1109, el señor Jimeno Galíndez hizo donación a Irache de un monasterio en Torres del Río. A mediados del siglo XII, los Caballeros del Temple, levantan una curiosa iglesia de planta octogonal, que al igual que en Eunate, se dice que tuvo finalidad funeraria.

Tiene claras influencias bizantinas y mudéjares, y si solicitamos la llave a una de las mujeres que se encargan de ello en el pueblo, podremos constatar la experiencia de que se trata de un lugar " mágico".

Se han celebrado en ella, reuniones de modernas ordenes caballerescas. En el año 1989, una de estas ordenes celebró un pasacalle por el pueblo, cubiertos con sus capas blancas y tras el cual, recibieron pan, vino y queso de las mujeres del pueblo como a la antigua usanza.

 

 

VIANA

Ultimo pueblo del camino navarro. Fundado oficialmente por Sancho el Fuerte en el año 1219, su nombre según algunos historiadores, proviene de Diana, la diosa pagana que tan importante fue para las brujas y brujos, abundantes en la zona.

Sus orígenes se remontarían a épocas anteriores a la conquista de los romanos, de hecho, se han encontrado restos arqueológicos que así lo hacen suponer.

Es menester visitar su casco urbano amurallado, repleto de palacios, el Ayuntamiento, la altiva y monumental iglesia de Santa María de las Cuevas, de los siglos XIV, XV, y XVII. En su conjunto, se mezcla el gótico con el renacentista. Su coro o el altar mayor, destacando la portada, inspirada en el arco del triunfo romano.

No olvidemos pisar el sepulcro de César Borgia, cardenal, principe, y soldado. Hijo del papa Alejandro VI que a tal fin quiso que le enterrasen en este lugar.

 

Y entramos en Tierras de La Rioja.

 

 

 

----oooOooo----

 

Volver