Desarrollo y crecimiento:

 

El desarrollo del individuo y de sus capacidades, así como, los conceptos vinculados a cada uno de los Chakras a lo largo de nuestra existencia, constituirá nuestra historia evolutiva. Y la sucesión cronológica de cada una de las fases dependerá de cada sujeto en particular, y afectará a los Chakras que estemos desarrollando en cada etapa.

El Chakra primero, se desarrolla a partir de los seis meses hasta los nueve. Esta vinculado con la supervivencia y el desarrollo. Al ser la fase de mayor crecimiento corporal, el niño se centra en sentirse seguro y confiar en el mundo, recibiendo la provisión a sus necesidades. Necesita total protección.

El Chakra segundo, desde los seis a los veinticuatro meses. En esta etapa el niño experimenta las sensaciones y las emociones. Controla su motricidad y los sentidos le ayudan a conocer el mundo que le rodea. Necesita contacto protector, pero libertad.

El Chakra tercero, desde los dieciocho meses a los tres años. El niño es egoísta por naturaleza y en este periodo trata de autoafirmarse y establecer el sentido de su personalidad. Necesita una ayuda por parte de los padres basada en el respeto, para que adquiera conciencia de sus limitaciones sin que aparezca conflicto con el poder de ellos.

El Chakra cuarto, de los tres a los seis años. Es el momento en que el niño trata de autoafirmarse en la familia y el mundo en general. Las relaciones y juegos con otros niños toman una mayor importancia ejerciendo una sutil influencia sobre su personalidad futura.

Es la edad de la imitación, los niños necesitan modelos de vida sanos para aprender a expresarse con afecto y cariño, sintiéndose amados. Posibilitando que su mundo de relaciones interpersonales se desarrolle.

El Chakra quinto, de los seis a los diez años. Es un periodo de afirmación. Aparece la expresión creativa. El niño desarrolla y plasma su concepto del mundo. Necesita poder expresarse y es necesario no emitir juicios de valor, y mucha sinceridad

El Chakra sexto; de los ocho a los doce años. El Chakra de la imaginación. El niño empieza a tener una imagen interna del lugar que ocupa en el mundo. Esta aprendiendo a través de la propia experiencia y la comunicación a distinguir las pautas sociales con mentalidad abierta. Es importante en esta etapa se le ayude suministrándole información y experiencias, ayudándole a desarrollar la imaginación creadora sin anular las percepciones infantiles, es ahora cuando desarrolla facultades intuitivas y extrasensoriales.

El Chakra séptimo, de los doce años en adelante. Con la activación del Chakra espiritual entramos en la búsqueda del conocimiento a través del aprendizaje junto con el raciocinio y el acopio de informaciones recibidas estamos en condiciones de asimilar todas las experiencias pasadas y futuras para crecer plenamente. Es preciso un ambiente intelectual estimulante, en el que se le enseñe a pensar por sí mismo.

 

Una reflexión profunda sobre tus experiencias propias en estas etapas, puede aportarte conclusiones nuevas. Es posible que existan conflictos dentro de ti que no pertenezcan al momento actual, que pertenecen a antiguas "apreciaciones" o experiencias vividas, que estén sin resolver.

 

Volver