Catedral de Santiago de Compostela

 

 

 

    El  Rei Astur Alfonso II el Casto, con corte en la ciudad de Oviedo, cuando es avisado del descubrimiento de unos restos, posiblemente de Santiago el Mayor, llega al lugar y manda construir un pequeño templo prerrománico, de adobe y con una nave de apenas ocho metros de anchura, donde unos monjes se ocuparan del culto.

 

La noticia, atraviesa los Pirineos y llega a toda Europa, multitud de gente desvía su peregrinaje a los lugares considerados "santos"  Roma y Jerusalén. Y desde todas partes del mundo inician su Camino a Compostela.

Estas corrientes de peregrinación, que procedentes de países tan lejanos como Rusia, Escandinava, Inglaterra, Grecia, Egipto, o Turquía, lugares hasta donde la religión cristiana se extiende, confluyen en Francia, siendo un caldo de cultivo idóneo para crear en las gentes un autentico renacer espiritual y artístico.

 Los vecinos francos llegaron primero, fueron seguidos por habitantes de centroeuropa, más tarde también los normandos, que  viajaron al pueblo llamado por ellos Jakobsland

 

 

Este trasiego de gentes deja pequeña la primitiva iglesia, que es sustituida por otra mayor a finales del siglo IX y de estilo Asturiano. Que fue consagrada por el obispo Sisnando el año 899, y que contó con el apoyo y la aportación de riquezas arrebatadas en Al Andalus, por el rey Alfonso III el Magno.

 

 Todo ello ayuda a que ricas familias gallegas y francas se instalen en la zona atraídas por el Sepulcro y por el consabido negocio que surgió con las peregrinaciones. Había que atender a los miles de peregrinos a lo largo del Camino y facilitarles  entre otras cosas, cobijo, avituallamiento y atención médica.

 

Desde hace más de un siglo que Almanzor domina prácticamente la Península, y a los reyes cristianos el fenómeno de la peregrinación a Santiago de Compostela, les ayuda a unirse políticamente y hacer frente al "invasor".

Esto, sumado a que los propios peregrinos a La Meca, desviaban su peregrinación también a la Capital gallega, hace que en el año 997 suba con su poderoso ejercito desde Córdoba.

Almanzor aplica la táctica militar dividiendo a sus tropas, las más pesadas se dirigen por Portugal hasta Porto y las ligeras por Mérida utilizando la Vía de La Plata. Ambas entran en Galicia por Tui. El árabe, arrasa el pueblo y penetra en el templo con animo de robar los restos del Santo.

Al encontrar a un solo monje rezando de rodillas ante los restos, por la devoción mostrada, deja los restos y se conforma con transportar las campanas hasta Córdoba a lomos de cristianos,  para ser utilizadas como cubas de aceite.  Las cuales retornaron a Compostela siglos despues por orden de los Reyes Catolicos y esta vez a lomos de árabes.

 

    

 

            

    catedral_planta_XII

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Planta de la Catedral del s. XII  

 

 

A la primitiva planta prerrománica, mandada demoler por el Arzobispo Xelmirez (el Architectus del Códice Calixtino) fueron añadiéndosele capillas claustros y pórticos todos ellos, elementos evocadores del modelo de la Iglesia de San Pedro de Roma.

Los tiempos están cambiando, y la Catedral cambia con ellos. 

   

En el interior de la catedral se muestra y se siente la sabiduría de los viejos maestros, Canteros medievales, conocidos como Charpentiers o Carpinteros que con la utilización de antiguas sabidurias como el número, las medidas y la geometría áuricas eran capaces de crear unas construcciones sobre las energías telúricas de la Tierra, controlandolas y al mismo tiempo reflejar el Cielo y las estrellas.

 

    Las Catedrales, como la de Compostela se crearon para fines eminentemente sociales,  donde la no existencia de bancos permitía moverse, refugiarse y circular  por sus naves,  además de orar.  Era fácil encontrar cambistas, barberos, sacamuelas, hospederos, además de los Peregrinos que llegaban.  Todo ese trasiego e ir y venir de gentes y olores,  hizo necesaria la utilización de inciensos para aromatizar el aire.

 

Botafumeiro

 

El Botafumeiro,  es un incensario de latón plateado de  metro y medio de altura y 50 kilos de peso que atraviesa el cruceiro de parte a parte gracias a un juego de poleas y una enorme soga que jalan cinco hombres haciendole volar

El original,  de plata y más pequeño,  fue una ofrenda del rey Luis XI de Francia en su peregrinación en el año 1554

En 1809 con la invasión Napoleónica,  fue robado para fundirlo y hacer  monedas para la Republica con su plata.  Años más tarde, sobre 1850 un orfebre llamado Losada, regaló uno nuevo pero esta vez de latón plateado.

Existe custodiada en el Tesoro de la catedral una copia de  plata donada por la Hermandad de Alféreces Provisionales

 

 

   portico de la gloria                catedral_interior.jpg (37330 bytes)

                                    Portico de la Gloria                                                                             Altar Mayor

 

 

 

    Alrededor del año 1070, se encarga a los arquitectos de la época los planos de una basilica románica, a imagen de la de Roma. Estos la idean con una planta de grandes dimensiones donde acoger a gran numero de peregrinos. Con forma de cruz latina, simbolo de Jesucristo.

Con capillas en la cabecera y en el cruceiro, tres naves por brazo y al Oeste una fachada principal, la del Obradoiro, flanqueada por dos torres campanario.

    Nos llama la atención la amplitud y altura de sus naves, así como, las numerosas capillas de diferentes estilos entre las que destaca la del Pilar.

 

Nave Central                catedral_nave_ lateral.jpg (21152 bytes)

                                                     NaveCentral                                                            Nave lateral

 

 

La construcción se inició por la cabecera el año 1075, que es la parte más antigua de la Catedral actual

A partir del año 1095,  Santiago cambia la titularidad con Iria Flavia, como sede de la Iglesia Compostelana

La Obra toma esplendor en el siglo XII, con el Obispo Diego Gelmirez, que entre los años 1101 y 1140, ordena construir los brazos del cruceiro con sus capillas. Las fachadas del mismo, la del Paraiso y la de Platerías al arquitecto Bernaldo el Joven, conocido como el Maestro de las Platerias.

 

Fachada de Platerias

Puerta de Platerías

 

En el año 1120, y gracias a la genialidad de Gelmirez, se convierte en Sede Metropolitana, y él en el primer Arzobispo Metropolitano

Como ya se puede celebrar misa en la nueva catedral, el obispo Xelmirez manda derrumbar parte del mausoleo romano y la antigua iglesia románica.  

 Pero una edificación de tan grandes proporciones, necesito de mucho tiempo y espacio. La obra no fue finalizada hasta el año 1211, y fue necesario derruir parte de las antiguas murallas. Entre sus dos torres campanario, existe una diferencia de edad de 100 años.

 

 


En la cripta situada bajo el altar mayor, se encuentra el sepulcro con la urna de plata que guarda los supuestos restos del Apóstol Santiago. Un pasillo, en la parte superior que atraviesa transversalmente la girola,   permite tras subir una estrecha y empinada escalera de peldaños desgastados, abrazar al apóstol por su espalda.

 

 Anexo a la Catedral, se encuentra el Palacio medieval mejor conservado de España, el Palacio de Xelmirez, testigo y victima de luchas intestinas

 

Volver